July 21, 2017

proteccion-animal

La protección de los animales ha sido siempre una preocupación a nivel mundial, demostrando a su vez la ética y cultura de las personas, pero hoy en día es más que eso, se ha convertido en una necesidad, puesto que los animales también tienen un ciclo que cumplir y una funcionalidad en la Tierra, lo que conlleva a que también sean necesarios para la subsistencia en nuestro planeta. A pesar de que proteger a los animales debe ser una actividad natural, innata de todos los seres humanos, actualmente no es así, y gracias a esto todos los países han tenido que implementar unas leyes de protección de animales en el mundo.

España es uno de éstos que por medio de su legislación, ha presentado una mejora a través de los años en cuestión de la protección de animales, desde su primera referencia de ésta en el año 1877 y la Ley 1 de 1990, ha evidenciado modificaciones en el Código Penal las cuales amplían el alcance de esta provisión, sumando agravantes y elevando el nivel de las sanciones a cumplir en caso de cometer esta infracción.

El Código Penal modificado entró en vigencia el 1 de julio del 2015, por el cual se refuerza y amplía el listado de animales protegidos penalmente, así como la pena que el infractor debe cumplir, que va desde los 3 a los 18 meses en prisión y de 3 meses a 3 años de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión según sea el tipo de trasgresión cometida.

maltrato-animal

España da un paso grande en materia de protección a los animales en su  legislación por medio de la reforma de su Código Penal, lo que permite comparar a Madrid con otras ciudades del mundo que se mantienen entre las mejores legislaciones en pro de la protección animal, entre las que se encuentran Francia, Nueva York, México D.F., Uruguay…

No es para nadie un secreto el déficit de protección animal que se presenta a nivel mundial, cada vez más especies extintas por influencia antropogénica, índices altos de natalidad lo que provoca una sobrepoblación de animales domésticos callejeros, la violencia, el abandono, la explotación sexual y un sinfín de actividades violentas para con estos seres vivos. A pesar de haber impuesto unas normas de estricto cumplimiento, esta legislación no es clara y homogénea puesto que depende del lugar donde se resida, lo que demuestra que sigue siendo injusta y desigual.

De igual forma se sigue buscando por medio de las agrupaciones y partidos contra la violencia animal y protectores de éstos, poder implementar unas normas justas, iguales y más sólidas, que incluyan a todos los animales del sector nacional, puesto que aún se tiene la firme convicción de que es posible cambiar la situación legal que los animales en España padecen. Es un arduo trabajo conseguir concientizar a las personas puesto que estamos en una época arrasada por el consumismo excesivo, y por esto los animales se ven afectados en gran medida. Hay que tomar ventaja ahora que aún se puede hablar por los que no tienen voz.

Comments

No Comments