November 19, 2018

rayo

Alrededor de 24.000 personas en todo el mundo mueren cada año por incidentes relacionados con relámpagos, así que posiblemente llegues a pensar que este fenómeno natural es algo que debe ser temido y evitado. Sin embargo; no siempre debería ser así. Ya que un relámpago por peligroso que sea; nunca deja de ser imponente y majestuoso.

El material puede estar hecho de cualquier tipo de sustancia aislante (como vidrio, acrílico, o incluso carne humana). Por naturaleza, los aislantes son malos conductores de la electricidad, así que ¿cómo conseguir que se albergue una poderosa carga eléctrica, de la dimensión de un rayo? La respuesta más acertada (aunque dudosa) es que se transforma un mal conductor de electricidad en uno bueno. Se necesitan dos extremos con carga opuesta, una nube de carga negativa y el suelo con carga positiva. Cuando las cargas crecen lo suficientemente fuertes; generan una poderosa descarga de gran alcance en un brillante despliegue de gas blanco recalentado.

En el ejemplo que observarán en el video, alguien colocó un material aislante (lo más probable es que hay sido vidrio o acrílico) debajo de un dispositivo llamado tubo de rayos catódicos, el cual produce un potente haz de electrones con carga negativa que viajan a 99 por ciento  de cercanía de la velocidad de la luz. Con el fin de lograr que los electrones se descarguen en el interior del vidrio o el acrílico, primero se deben insertar partículas cargadas en el material a través de un proceso llamado irradiación.

Entonces, se establecen las mismas condiciones que provocan la caída de un rayo: Cuando los electrones de la de rayos catódicos reúnen las partes cargadas del material aislante, esas porciones al instante se convierten en conductores de la electricidad y se puede obtener un impacto de rayo en miniatura, pero de gran alcance.

 

Victor Manuel Perez Pedraza

Ingeniero de Sistemas, amante de la tecnologia y el deporte..

Comments

No Comments